Asocentro pide a Triple A reducción de tarifas ante afectaciones por coloración del agua

La Asociación de Comerciantes del Centro de Barranquilla ASOCENTRO interpuso un derecho de petición a la empresa Triple A solicitando una reducción en el costo de la tarifa de acueducto por las afectaciones causadas dado el color amarillento que presenta el agua en las últimas semanas.

Asocentro argumenta que el Derecho de Petición está amparado en la Constitución Política de Colombia y la solicitud se hace como forma de resarcir el daño ocasionado por el suministro de agua que, “por sus condiciones actuales, no incolora, no inodora y no insípida, no es apta para el consumo humano.

Indica que las afectaciones se han dado en los sectores residencial, comercial e industrial; en Barranquilla… Soledad y Galapa.

Así mismo, la acción busca resarcir el daño ocasionado proveyendo a la población más vulnerable de los filtros caseros necesarios para garantizarles consumo de agua de calidad, toda vez que no tienen como comprar agua destilada.

🗣️ Declaraciones de Dina Luz Pardo, directora de Asocentro

Estas son las razones que expone Asocentro para las solicitudes:

1. Que, desde mediados de agosto del año 2021, es decir, año y tres meses atrás, se empezó a presentar cambios en el agua suministrada por Triple A, en muchos sectores, de Barranquilla, Galapa y Soledad. El agua llegaba a cada vivienda y/o establecimiento con mal olor, turbiedad y mal sabor, lo que empezó a afectar la salud (casos específicos -diarrea y gastroenteritis, sobre todo en niños y adolescentes-, según reportaron comunidades de los sectores referenciados, a través de sus testimonios por medios de comunicación. Adjunto tales reportes de prensa). La población más afectada empezó a ser la de bajos recursos, porque no tenía cómo comprar agua destilada, por lo que su única opción fue seguir consumiendo el agua suministrada por AAA, esta, reitero, de coloración amarilla, sabor a tierra y con mal olor, de acuerdo con centenares de testimonios por redes sociales.

En el caso de otros estratos y sectores, que pudieron hacer el esfuerzo, empezaron a generar un gasto adicional, por cuanto todos se vieron obligados a comprar botellones o bolsas de agua para el consumo, con el riesgo, aun, de no saber qué afectaciones podía generar sobre la piel, al ducharse con el agua bajo las condiciones indicadas.

Empero, y actualmente, para quienes están comprando el agua en tiendas, en bolsas, como botellones de 5 litros, se agota rápidamente, así que les toca comprar de a un litro lo que, por supuesto, les resulta más costoso.

2. Que, el 7 de septiembre del mismo año, la gerencia anunció que en una semana estaría restablecido el servicio con la calidad “pregonada antes de los cambios referenciados”. En ese entonces, el argumento de la empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo, Triple A, fue “que los casos de coloración de agua son producto de los cambios geomorfológicos que ha presentado el río Magdalena” y que el agua era potable, pese a que miles de usuarios denunciaban diariamente por redes sociales, de lo que ellos consideraban “agua contaminada”, que estaba afectando su salud.

Este, en detalle, ha sido el argumento reiterado de la empresa: “Debido al aumento del caudal del río Magdalena ante la fuerte temporada invernal que atraviesa el departamento del Atlántico y el interior del país, Triple A ha evidenciado cambios en las características del agua cruda que usualmente capta para su proceso de potabilización, provocado por el arrastre de material vegetal y baja turbiedad en la entrada de la bocatoma”, informó la compañía”.

3. Que, pasado año y tres meses, la situación sigue igual o peor en muchos sectores y aún la gerencia de Triple A, sigue dando el mismo argumento, “que el agua es potable”, y sin solución al problema.

4. Que, pese a ser un servicio público esencial, cada usuario paga por el agua que recibe, lo cual indicaría que, así como sucede con la venta de un producto por parte de una empresa x, y lo compra un usuario y, tal como sucede cuando se compra algo en mal estado, el cliente o lo presenta en reclamación para el cambio o en su defecto para la devolución del dinero. El agua que se paga es para uso y consumo, y en estos momentos sólo se está usando para quehaceres del hogar, lavado de ropa, etc., pero no para el consumo, ni siquiera para cepillado de dientes y queda entre dicho y con temor, porque muchos siguen bañándose con esta agua, lo que podría generar dermatitis, alergias, etc. Triple A no puede ni debe seguir facturando una tarifa plena por un mal servicio (en la calidad del agua)

5. Que, no es posible que solo con la empresa Triple A se viene presentando este problema de coloración turbio, mal olor y sabor del agua, supuestamente por problemas del invierno, etc, ¿Por qué no ocurre con otras empresas de este tipo? ¿Por qué no sucede en otros sectores aledaños al río Magdalena?

6. Que Triple A durante meses y más recientemente, aseguró que pese a este aspecto el agua presenta condiciones de potabilidad…, lo cual es absurdo e irresponsable enviar este mensaje a la comunidad, y justo, la población más vulnerable, por cuanto son quienes se han expresado sobre los problemas gástricos que se les han presentado a sus hijos.

7. Que, de no haber una pronta solución, podríamos detonar una crisis en salud pública, por cuanto no serán pocos los casos de enfermedades gastrointestinales en la población más vulnerable, porque, reitero, no tienen cómo comprar botellones de agua bebible o destilada.

8. Que, quienes no pueden comprar agua destilada, no tienen otra opción que hervirla, lo que sí mata bacterias y microorganismos, pero no elimina impurezas y metales pesados ni sedimentación y coloración, lo que va acumulando sustancias peligrosas para su salud.

9. Y que, preocupa aún más, lo explicado por el médico internista, Eduardo Lafaurie (a través del diario El Heraldo), que para purificar el agua se usa una serie de químicos que pueden alterar la flora intestinal y cuando se presentan este tipo de inconsistencias (refiriéndose al agua que está suministrando Triple A), “se tiende a utilizar en mayor proporción”.

10. Tal como lo indicó el doctor Lafaurie, el agua debe ser incolora, inodora y sin sabor. Única forma en que podría consumirse, lo cual no sucede con la que recibimos hoy día.

11. Que, de acuerdo con el nuevo marco tarifario de acueducto y alcantarillado expedido por la Comisión Reguladora de Agua Potable (Cra), mediante la resolución 688 del 24 de junio de 2014, empresas con más de 100.000 usuarios deberán compensar a los suscriptores cuando, por una misma causa, se originen más de cuatro quejas por cada 1.000 usuarios y la Superintendencia de Servicios Públicos falle, en segunda instancia, a favor del suscriptor. De acuerdo con la nueva regulación tarifaria, las empresas tendrán que compensar al usuario por las fallas en la calidad del servicio, cuando el agua suministrada no cumpla con los parámetros ambientales, físicos y químicos fijados por las normas (texto tomado de portafolio )

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp