Presidente Duque destacó algunos puntos del fallo de la CIJ y criticó al gobierno nicaragüense

La Corte Internacional de Justicia emitió hace unas horas el fallo relacionado con la demanda que presentó Nicaragua contra Colombia el 26 de noviembre de 2013, en la cual ese país solicitó a la Corte declarar que nuestro país habría violado ciertos “derechos soberanos y espacios marítimos en el Mar Caribe”.

Al iniciar el gobierno de Iván Duque en agosto de 2018, asumió, por mandato constitucional, entre otros, la responsabilidad de defender los intereses de Colombia y su soberanía, frente a los casos que se encontraban en curso ante la Corte Internacional de Justicia.

El proceso estaba avanzado. La posición de Colombia había sido clara en afirmar que, como lo establece la Constitución y lo ratificó la Corte Constitucional en 2014, los límites del país solo se pueden modificar mediante un tratado ratificado por el Congreso de la República.

Además, “Colombia sostuvo que era esencial definir las libertades, derechos y deberes de cada país en el área. Defendió la presencia de Colombia en el Mar Caribe y contrademandó a Nicaragua. Nuestro país no podía dejar de comparecer ante la Corte Internacional de Justicia, pues ello hubiese implicado exponer a Colombia a que la Corte solamente atendiera las pretensiones de Nicaragua”, dijo el presidente.

El mandatario nacional dio una declaración sobre el fallo y se resume en lo siguiente:

En primer lugar, la Armada Nacional podrá continuar haciendo presencia y ejercer el derecho a la libre navegación y sobrevuelo en el área. Esto es algo fundamental. En ningún caso la presencia de la Armada es amenaza del uso de la fuerza, como lo pretendió Nicaragua desde el inicio del proceso. Dicha petición fue rechazada en el fallo de excepciones preliminares que se presentó el 17 de marzo de 2016.

La Corte reconoció el derecho de Colombia a navegar libremente en el área para luchar contra los delitos transnacionales y el narcotráfico. Desde un comienzo esa fue la posición de la defensa de Colombia y fue lo que la Corte reiteró el día de hoy.

En segundo lugar, la unidad, integridad e indivisibilidad del Archipiélago de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y los Cayos, y todas las islas que lo conforman, se mantiene. La Zona Contigua que Colombia estableció en el Archipiélago es, en lo fundamental, ajustada al derecho internacional.

Además, la Corte aceptó que la Zona Contigua integral le da derechos a Colombia de preservar su patrimonio cultural y arqueológico.

En tercer lugar, los pescadores raizales pueden navegar en el Caribe hasta llegar a los bancos de pesca que tienen y que han tenido históricamente y que, además, están en el mar territorial colombiano y en la zona económica exclusiva colombiana, tal y como lo han venido haciendo históricamente.

En cuarto lugar, la Corte ha señalado que de los puntos y líneas de base establecidos por Nicaragua mediante decreto para definir su mar territorial son contrarios al derecho internacional. La Corte censuró que Nicaragua pretendiera con ese decreto apropiarse de aguas que no le pertenecen. Y resaltó que dicho decreto violaba los derechos y libertades de nuestro país. La contrademanda de Colombia en contra de Nicaragua fue acogida por la Corte.

En quinto lugar, la Corte rechazó la pretensión de Nicaragua en el sentido de que declarara que Colombia estaba incumpliendo el fallo de 2012. El principio constitucional mediante el cual los límites de Colombia solamente se pueden modificar mediante un tratado, aprobado por el Congreso no ha sido cuestionado por la Corte, a pesar de la insistencia de Nicaragua.

La Corte no aceptó la pretensión de Nicaragua de que Colombia fuera condenada a pagar una indemnización. También rechazó la pretensión de ese país que el caso se mantuviera abierto hasta que Colombia garantizara el cumplimiento del fallo de 2012.

El presidente Duque comentó que Colombia inició conversaciones con Nicaragua desde diciembre de 2012 con el objetivo de buscar una alternativa no litigiosa y en consonancia con el derecho internacional. “Estas avanzaron en su momento, hasta que Nicaragua cerró la puerta en 2014. Desde mucho antes, Colombia siempre ha estado dispuesta a solucionar sus diferencias por las vías pacíficas y diplomáticas”, dijo.

Además, criticó “la dictadura” que se vive en ese país manifestando que “a Colombia, como a cualquier nación democrática, le preocupa también cómo el gobierno nicaragüense se constituye hoy en una oprobiosa dictadura, que desconoce los derechos fundamentales de la oposición, la prensa libre, la iniciativa privada y las libertades ciudadanas.”

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp