Sabor Barranquilla también es labor social: 15 años haciéndolo

Sabor Barranquilla nació con estrella y con un propósito social. Desde su primera edición, que se realizó del 29 al 31 de agosto de 2008, su crecimiento ha sido orgánico y vertiginoso, convirtiéndose en la feria gastronómica más importante del Caribe.

Esta proyección se debe, además de la diversidad, la agenda académica y su impacto social, por el trabajo arduo que la Cruz Roja Colombiana seccional Atlántico inició hace 15 años con el apoyo de Fenalco Atlántico; en el que una idea, un gran sueño se convirtió en una realidad que lo consolidó no solo como una actividad gastronómica, sino como un evento de ciudad.

“Cuando miramos atrás a la primera versión y lo que tenemos hoy, hemos crecido no solo como evento, sino en impacto sobre el sector. Nos enorgullece evidenciar la trascendencia que recibe la cocina de tradición”, explica Patricia Maestre, directora de Sabor Barranquilla.

Durante estos 15 años no solo se ha generado este impacto en el sector gastronómico o educativo sino también en la vida de chefs y cocineros que han encontrado en la Feria el trampolín para darse a conocer y/o proyectar su carrera.

“Nuestro crecimiento se ha dado gracias al entusiasmo y el apoyo tanto del sector público como privado, al igual que el público en general, que hizo suya la Feria desde el comienzo”, explica la directora de Sabor Barranquilla.

La fórmula de éxito de Sabor Barranquilla ha sido que no es un evento de un solo dueño o de un negocio en particular, por el contrario, convoca a todos los interesados en fortalecer el sector gastronómico, desde las grandes marcas de alimentos hasta el pequeño emprendedor, del cocinero más famoso a nivel internacional hasta las matronas.

“Yo sueño con un evento que sea referente de la cocina del Gran Caribe a nivel internacional, que crezca en visitantes internacionales y de todo el país”, afirmó Patricia Maestre.

Sabor Barranquilla siempre se ha caracterizado por tener un componente social en el que los más pequeños son lo más importante, es por eso que la Cruz Roja Colombiana seccional Atlántico aporta parte de la boletería al mantenimiento de un comedor en el sector del Pinar del Río.

“La seguridad alimentaria es un tema que cobra cada vez más importancia en la sociedad, y más cuando se trata de niños menores de 5 años, cuyo buen desarrollo mental y físico depende altamente de su nutrición. Esto es lo que asegura un programa de comedor como el de la Cruz Roja y sin estos recursos es muy difícil su sostenimiento anual”, comentó Maestre.

Pensando precisamente en los más pequeños, regresa la Zona Infantil a Sabor Barranquilla. “Este año regresa con mucha fuerza la zona infantil, montada por Gases del Caribe, que piensa siempre en darle una experiencia a los más pequeños que recuerden siempre. Habrá muchas actividades que giran alrededor de la cocina, para que la diversión sea la mejor, como en años antes de la pandemia” dijo Maestre.

 

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp